Lanzarote – La belleza esquiva y salvaje

Esta isla tiene una belleza especial. Su paisaje tan singular, gracias a las erupciones volcánicas que hubo en siglos pasados, te atrapa con negros y rojos profundos que se funden con el Océano Atlántico.

Fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO y la armonía entre naturaleza y habitantes es perfecta.

Te llaman la atención sus sistemas de cultivo, el contraste del paisaje estéril con el color de las plantaciones. Han sabido adaptarse al medio y conseguir así, bellos parajes agrícolas.

 

Sus playas

Al sur de la isla, en la zona desértica conocida como Punta del Papagayo, se concentran playas paradisíacas impresionantes. La más conocida es la Playa de Papagayo, pero vale la pena recorrer muchas otras como Playa Mujeres o calas cercanas como el Caletón del Cobre y el Caletón de San Marcial, a las que se accede a pie por la costa cuando hay marea baja o a través de un camino por la montaña y que baja hasta ellas.

Neticola by Flickr

Parque de Timanfaya

Lanzarote tiene uno de los parques nacionales más espectaculares, y es sin duda una de sus grandes atracciones, el Parque de Timanfaya.

Sin vegetación, sus formas rugosas, la magia de sus colores, rojos, tierra, negros, naranjas y los mantos de lava que van a descansar al mar, te impresionarán cuando los veas.

Hay varias formas de visitarlo de manera restringida, como una ruta de los volcanes en autobús, senderos por el exterior o una ruta de senderismo guiada.

En las inmediaciones del Parque Nacional de Timanfaya, podrás ver también cómo crece la cepa entre las cenizas del terreno volcánico en los extensos viñedos de La Geria, resguardados por muros de piedra.

Si el mundo del vino te interesa, tienes la posibilidad de visitar algunas bodegas y degustar sus productos.

Blinking Idiot by Flickr

Los Hervideros

En Los Hervideros las olas del mar golpean los porosos acantilados volcánicos, con cuevas y bufaderos, saltando al aire y formando una nube de agua, ofreciendo un gran espectáculo natural en los días que el mar está peleón.

Hay habilitado un sendero por el que se puede acceder fácilmente y contemplar este fenómeno muy cerca, así que si te gusta la fotografía y la meteorología te ayuda, no olvides tu cámara.

La obra de César Manrique

No puedes dejar de visitar toda la obra creada por el artista César Manrique. Es una fusión de arte y naturaleza. Los espacios que podrás ver te transmiten una calma y una pureza absoluta.

Sitios como El Mirador del Río, desde donde se puede contemplar una de las vistas panorámicas más bonitas de Lanzarote. Si coincides en un día soleado y despejado, tendrás también una vista completa espectacular de la isla de La Graciosa.

afrank99 by Wikipedia

La Cueva de los Verdes con un túnel volcánico de 5.000 años de antigüedad, formado por el Volcán de la Corona que contiene al menos dieciséis Jameos (un Jameo es un conducto volcánico). Hay un recorrido guiado ya que no se puede visitar por libre y que vale la pena realizar, con alguna peculiaridad que te sorprenderá y que no voy a desvelar.

En Los Jameos del Agua el autor aprovechó el desplome del techo del túnel volcánico por el que corrió la lava, y lo transformó en este espacio original que acoge además un bonito Auditorio. Contiene en su interior un lago repleto de pequeños cangrejos albinos, únicos en el mundo.

Lmbuga by Wikimedia Commons

O el curioso Jardín del Cactus, donde el verdor de las plantas contrasta con el azul del cielo y el negro del volcán.

Hay muchos sitios increíbles para visitar en la isla, y recorrerlos todos supone un buen desembolso, por lo que es importante plantearse comprar los bonos turísticos disponibles, con diferentes opciones para combinar las visitas. Están disponibles en taquillas de muchos de los centros de interés.

El Charco Verde

Si ya te haces una idea de la escena de colores en Lanzarote, ahora imagínate que aparece una laguna formada por agua de mar, de color verde intenso, para contrastar de forma espectacular con la arena negra. Es el Charco Verde o Charco de los Clicos. Lo encontrarás en El Golfo, uno de los pueblos pesqueros en el municipio de Yaiza. Un viejo cráter que por las filtraciones del agua y los organismos vegetales que contiene, consigue dar ese color tan característico al agua.

Piscinas naturales de los Charcones

Es uno de los rincones menos populares de la isla y sin embargo uno de los paraísos para relajarse. Son un conjunto de piscinas naturales, de diferentes medidas y profundidades, en la costa suroeste de la isla, cerca de Playa Blanca. A pocos kilómetros del Faro de Pechiguera y sigue hacia el norte dirección a Janubio.

Una de las zonas más bonitas coincide con un hotel abandonado, un edificio espantoso que se construyó en los años 70 y que supone una atrocidad en esta costa tan bella.

Los accesos dependen de la zona, unos más fáciles que otros. Hay una pista sin asfaltar a la que se puede acceder con vehículo.

José Saramago y su huella

El autor portugués vivió los últimos 17 años de su vida aquí y se dejó seducir por esta tierra.

Su casa está ubicada en Tías, “A casa” y un olivo te recibe al llegar. El escritor, trajo entre sus piernas este recuerdo en una maceta, en un vuelo desde Portugal, como símbolo que le recordaba a la infancia en su país.

En este lugar escribió “Ensayo sobre la ceguera”, una obra sobre la humanidad y el desconcierto real del mundo en el que vivimos.

Este hogar recoge sus libros favoritos, los relojes marcando todos las 4 de la tarde, hora en la que el escritor conoció a Pilar, su mujer, o también su dormitorio intacto.

Y en el jardín, la silla en la que el escritor pensaba con los pies apoyados en una piedra volcánica.

Al suroeste de la isla, pasando las Salinas del Janubio, el pequeño pueblo costero de El Golfo es uno de los sitios de los que la pareja disfrutaba. Un buen lugar para comer, darse un baño o ver atardeceres maravillosos.

«Lanzarote no es mi tierra, pero es tierra mía».

Librería El Puente

Hace un par de años, en invierno, mi mente pedía a gritos un descanso y decidí ir a Lanzarote. Necesitaba aislarme y lectura. Y este es uno de los destinos ideales para leer.

En los establecimientos cercanos a la zona de hoteles, las únicas lecturas disponibles eran “Best sellers” de Stephen King y poco más. Así que inmediatamente opté por preguntar y me recomendaron que fuese a El Puente, en Arrecife.

En esta librería encontré buena conversación y recomendaciones maravillosas. A partir de ese momento pasó a ser una de mis librerías favoritas.

Una de las obras que me recomendaron (entre tantas otras y salí de allí con cinco libros) fue Mararía de Rafael Arozarena.

Al autor le vino la inspiración cuando trabajaba en Lanzarote, y al enterarse de una leyenda que circulaba en torno a la belleza de una anciana del lugar.

La novela más conocida de este tinerfeño, tiene como personaje principal a una mujer de belleza deslumbrante cuyo destino está marcado por la fiebre y la pasión.

Esquiva y salvaje como la misma isla, esta obra la representa totalmente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies